Energía fotovoltaica, la pieza clave en la inteligencia artificial

No nos trae de sorpresa que la inteligencia artificial (IA) se adentre en todo lo que nos rodea, en este momento, es el turno de la industria fotovoltaica la que se adentre en el mundo de la IA, una pieza fundamental del futuro que nosotros desde Premier Group estamos trabajando en diversos países como en España o Japón y que dará vida a la inteligencia artificial con la esperanza de poder reducir la contaminación producida por otros tipos de energías no renovables.

IA, el epicentro de todo.

Hace décadas este término era más ciencia ficción que realidad, pero en la actualidad la inteligencia artificial juega uno de los papeles más importantes en todo el mundo y especialmente en épocas de crisis, como la vivida con la pandemia producida por el Covid-19 que comenzó en diciembre y se fortaleció a lo largo de los meses posteriores en 2020.

Actualmente se prevé que la inteligencia artificial realice cambios en todo tipo de sectores junto con la industria fotovoltaica que repercuta en los posibles modelos de negocio futuros.

Uno de los ejemplos más interesantes en cuanto al desarrollo de la industria fotovoltaica con la de IA en España, es el del grupo de científicos de la Universidad Politécnica de Madrid y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas que ha logrado a través de un trabajo exhaustivo durante meses, el fruto de un nuevo modelo de captar la energía renovable basado en técnicas de Inteligencia Artificial dentro del campo de la industria fotovoltaica.

Esta técnica permite tener presente la parte atmosférica y sus posibles variaciones en un diseño de células solares con el propósito de conseguir más energía renovable, en otras palabras, el diseño y desarrollo de estos paneles, podrían junto con la técnica desarrollada fabricar de tal forma para que sean perfectos según el lugar donde se vayan a situar, con un previo estudio enfocado en la localización y meteorología del lugar a lo largo del año. 

La industria fotovoltaica en el punto de mira por la IA.

Desde hace pocos años las empresas ya tienen el punto de mira en energías renovables donde poder resguardarse para tener un negocio asegurado en el mercado, tanto que la energía renovable y especialmente en la industria fotovoltaica, está a la esquina de una transformación total siendo como pieza clave de un futuro próximo.

Esto no solo sucede a raíz de dar una buena imagen de cualquier empresa, detrás de todo esto hay una pequeña parte de presión por parte de gobiernos en sanciones impuestas por no tener el correcto uso de energías no renovables y de las posibles restricciones por no usar la renovable.

Huawei referente en el sector.

Con la rapidez que evoluciona la tecnología es evidente que las empresas más punteras están en una carrera contrarreloj, entre todas ellas, Huawei, con una trayectoria de más de 6 años en esta carrera ya ha obtenido resultados mezclando la inteligencia artificial con la energía fotovoltaica en todo tipo de sectores como son la pescadería o la agricultura además de desarrollar diferentes prototipos funcionales que permiten obtener una energía verde de forma nunca vista.

Industria fotovoltaica e inteligencia artificial

La electricidad y el agua son dos aspectos de nuestra vida diaria que no nos puede faltar. Esto mismo ocurrirá con la IA en el futuro, empresas y países ya se dieron cuenta hace mucho tiempo e intentan desarrollar una tecnología estratégica que lidere el futuro en la que se encuentra incluida la industria fotovoltaica.

Estas mejoras van centradas principalmente en posibles mejoras en la nube, la velocidad de Internet o mayor presencia de inteligencia artificial en los distintos ámbitos que nos podamos encontrar diariamente, como en nuestro trabajo, en nuestra casa o en lugares con menos conexión a la ciudad.
Poniendo como ejemplo a la misma empresa anteriormente nombrada, Huawei, se piensa entre sus más altos cargos sobre apuestan por esta idea y ven como visión de un futuro liderado por estas dos tecnologías integradas en todos los campos posibles y por hacer realidad esta idea en las próximas tres décadas que nos vienen por delante, de tal modo que se apueste por un mundo más verde e inteligente donde cada pequeño avance a lo largo de este tiempo cuenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba